Feminismo dentro de la concepción liberal / Aula Libre ORBIS-MLBA ©

Son tiempos en donde el feminismo ha tomado mayor fuerza. Por esto, cabe preguntarse si el feminismo radical es la única vía de solución para la mujer y la sociedad. Para el liberal, existe otro tipo de feminismo que llega a ser una solución a los problemas que se han ido desarrollando en la sociedad. Es por esta razón que la Fundación Para el Progreso (FPP) plantea un decálogo en el cual existen 10 puntos a tomar en cuenta:

  1. Hombres y mujeres son igualmente dignos y libres. Mientras que las corrientes del feminismo radical insisten en conseguir mayores privilegios y libertades que los hombres; todo esto, por su condición de género, sexo biológico o preferencia sexual.
  2. Complementariedad y comprensión. Lo anterior va en contra de lo que es la lucha de géneros. Es decir, la sociedad no es un campo de batalla sino uno de cooperación voluntaria y dentro de las libertades de cada individuo.
  3. Cultura de autonomía y responsabilidad. Principalmente, dejar de lado la victimización. Es decir, se busca dejar de culpar al otro por situaciones o circunstancias que están fuera de las manos de los individuos involucrados.
  4. Rechaza la violencia en todas las formas. Si bien el  feminismo busca reducir y eliminar la violencia contra la mujer, también condena aquellas acciones violentas contra cualquier individuo de la sociedad.
  5. Justicia sin privilegios e igualdad ante la ley. El objetivo está establecido en la búsqueda de la justicia. Ésta debe ser aplicada de la misma forma para todos los individuos, sin tener en cuenta privilegios que son dañinos para la sociedad; a pesar de que puedan existir diversas diferencias.
  6. Identidad y derechos individuales. El feminismo liberal cree en lo anterior, dejando de lado el colectivismo. Así, un individuo no se reduce a solo ser mujer o no, sino que se establecen diversos tipos de criterios.
  7. La mujer como un individuo libre para perseguir sus proyectos de vida. La mujer, como individuo, es quien decide dónde y cómo quiere destacarse, sin que ella se vea afectada por obstáculos o presiones externas.
  8. El Libre Mercado es el mejor aliado de la mujer en las formas de emanciparse como ella desee. Esto para que tengan una manera para generar un desarrollo y progreso en sus condiciones. Los mercados libres se basan en el sistema que es más propicio para liberar la productividad y la creatividad de las mujeres y la sociedad. Así, podrán progresar y desarrollarse al máximo.
  9. Reconoce las investigaciones científicas para determinar las diferencias entre hombres y mujeres. Sin embargo, rechaza todo tipo de determinismo o reduccionismo.
  10. Defiende la diversidad, tolerancia y respeto. Debido a que las sociedades no son homogéneas, sino que existen asimetrías entre los individuos de una misma sociedad.

Estos diez puntos son muy importantes para comprender la diferencia entre el feminismo liberal y el radical. Este último, busca la victimización y la protección del Estado a toda costa; mientras que el feminismo liberal, promueve que se respete a la mujer como también su independencia y decisiones. De esta forma, se garantiza que las decisiones sean libres al momento de determinar su futuro; siempre y cuando estas decisiones no afecten las libertades de otros.

Este feminismo liberal llega a ser otra manera de emancipar a la mujer dentro del margen del respeto y tolerancia de las ideas. Muchas mujeres han producido cambios en la sociedad desde la promoción y práctica de este tipo de feminismo. Entre ellas, se puede contar con nombres como los de Betty Friedan, Voltairine de Cleyre, Deirdre McCloskey, entre otras. Estas mujeres sabían que podían generar un cambio; y otras como Margaret Thatcher, que si bien nunca se identificó como feminista utilizó este tipo de feminismo para llegar a cambiar su entorno.

Lourdes Romero

Tesista de la carrera de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Católica Boliviana "San Pablo". Coordinadora local senior de Estudiantes por la Libertad Bolivia. Forma parte de la Red Mundial de Jóvenes Políticos. Amante de la letras y música. Su principal objetivo es generar sociedades más libres.