Desglosando el pensamiento de Herbert Marcuse (I) / Aula Libre ORBIS-MLBA ©

Entre la primera generación de la escuela de Frankfurt, escuela alemana que centraba sus estudios en filosofía y teoría social, surge un nombre que tuvo influencia en todo a lo que se refería el movimiento estudiantil del 68: Herbert Marcuse. Dicho movimiento surgía por una visión negativa hacia el consumismo, condenando a la denominada “civilización”. La civilización, de esta manera, es nombrada de formas diferentes en aquella época: “civilización del consumo”, “civilización industrial” o “civilización opulenta”. Y los movimientos estudiantiles se producen en nombre de principios y valores, los cuales reflejan una frustración producida por el materialismo y la cultura consumista.

Las críticas que realiza el pensador en torno al capitalismo y al comunismo, considerados en su pensamiento como sencillas modalidades de la civilización industrial, tienen dos orientaciones. La primera, en donde las civilizaciones pueden llegar a eliminar sus elementos negativos y ser puestas al servicio de una sociedad integral. La segunda, el mal es tan hondo, que solo la revolución podrá eliminarlo. Así, se crean valores completamente nuevos donde la estructura de la civilización se encuentra subordinada.

Si podríamos escoger un canon dentro de la obra de Marcuse, este tendría que ser Eros y Civilización. Este libro consiste en una crítica filosófica al pensamiento de Freud, el cual juega un papel importante para Marcuse. Fue un fiel seguidor de Freud, pero no estuvo del todo conforme con sus ideas; especialmente, con lo que él considera el conformismo del experto en psicoanálisis.

Portada del libro Eros y Civilización
Fuente de la fotografía: Enlace
Desglosando el pensamiento de Herbert Marcuse (I) / Aula Libre ORBIS-MLBA ©

La premisa de Eros y Civilización parte de la identificación que realiza Freud en torno a la civilización con la represión. De esta manera, la civilización aparece cuando el hombre comienza a reprimir sus instintos y, por eso, la historia de la humanidad está compuesta principalmente por las represiones del ser humano. Es así que los valores son remplazados por la necesidad de satisfacer nuestros deseos, las exigencias de la sociedad basada en el consumismo, para Marcuse, son penosas.

Marcuse toma como base el concepto de civilización por parte de Freud. Realiza el análisis en su libro de la estructura involuntaria del hombre y como esta afecta el entorno social y cultural. Bajo la represión, el cuerpo y la mente del ser humano pasan a ser instrumentos de trabajo, logrando que la civilización se extienda de manera agresiva destruyendo la naturaleza y, a la larga, también al ser humano.

¿Cómo se combate al instinto represivo del ser humano? En este aspecto, Marcuse hace énfasis en el arte, el cual tiene una función más que importante en lo que se refiere a la existencia humana. El arte se opone a la razón arbitraria. Mediante las creaciones artísticas, se muestra un mundo que está alejado de nuestra realidad. Es por esta razón que muchas obras nos parecen fascinantes. La función del artista es liberar a los hombres del trabajo, dotarles de un sentimiento que consiste en buscar los valores perdidos a lo largo de su historia.

Herbert Marcuse
Fuente de la fotografía: Enlace
Desglosando el pensamiento de Herbert Marcuse (I) / Aula Libre ORBIS-MLBA ©

Es en la mitología griega donde Marcuse encuentra los simbolismos para entender la función del arte: Prometeo representa el trabajo, la civilización y el progreso. Por otra parte, Orfeo es lo contrario, es el poeta que logra la paz en la naturaleza mediante la palabra. Y Narciso es el ejemplo a seguir cuando se trata de quererse a uno mismo.

Se logra visualizar, de esta forma, que en su libro Eros y Civilización, Marcuse es optimista por luchar contra la civilización. Sin embargo, este se verá apagado en otra obra tan importante para comprender su pensamiento: El Hombre Unidimensional.

Víctor Cervantes

Estudiante de Ciencias Políticas, realizó la actividad de pasante en la “Agencia Danesa de Desarrollo Internacional”. Cursó los estudios del idioma inglés en Canadá y actualmente forma parte del colectivo “Nexos Colectivo Cultural Bolivia”.