Arquetipos de la sobrevivencia / Aula Libre ORBIS-MLBA ©

Para el psicólogo Carl Gustav Jung (1875-1961), los arquetipos de personalidad son patrones que habitan en el inconsciente colectivo de todos los seres humanos en cualquier cultura y momento temporal. Por esto, esos modelos son el conjunto de ideas que forman parte de nuestra motivación más básica. En su teoría del inconsciente colectivo Jung propuso doce arquetipos primarios:

El sabio / El inocente / El explorador / El gobernante / El cuidador / El creador / El mago / El héroe / El rebelde / El amante / El bufón / El huérfano.

El psiquiatra y psicoanalista Carl Jung
Fuente de la fotografía: Enlace
Arquetipos de la sobrevivencia / Aula Libre ORBIS-MLBA ©

Estos arquetipos, cual molde de la personalidad, describen al ser en sus talentos, debilidades y miedos. Permiten, también, relacionar metas y necesidades. Así, surgen preguntas que en alguna o varias circunstancias nos planteamos: ¿qué quiero? y ¿para qué lo quiero? Las necesidades y expectativas diferirán según el arquetipo, aunque en tiempos de crisis, como canta Víctor Heredia, “Todos frente al peligro sobreviviendo”.

El ancestral instinto de la sobrevivencia forjó a la humanidad. El deseo de seguir vivo a pesar de las dificultades es una motivación básica y, a su vez, generadora de otras. ¿Qué arquetipos de sobrevivencia existen? Tantos como gente en el mundo. Por mencionar algunos, los pacientes del oncológico que dependen de la quimioterapia para seguir vivos; el paciente enfermo de covid, a quien tomografiaron sus pulmones, no consiguió ni cama, ni UTI, ni plasma y respira angustia, pero, a la vez, late vida, da lucha.

También está el empresario que en la dureza de la pandemia vio desmoronarse algunos sueños, pero entre duelo y deuda se reinventa. También, están los sobrevivientes urbanos, niños y jóvenes, que en cada rotonda o semáforo bajo el sol sofocante venden chicles y agua o lavan parabrisas. Son esos segundos del rojo al verde que la impotencia grita en silencio “¡Bienvenidos a la realidad!”, mientras en la radio suena “Cuecaina” de Octavia. 

Del mismo modo, están las madres y padres que cada día hacen el milagro de los panes y los peces. Así como, está Dostoievski preso en Siberia pidiendo le envíen libros para que su alma no muera.

Portada del libro en el que Dostoevsky relata su prisión en Siberia
Fuente de la imagen: Enlace
Arquetipos de la sobrevivencia / Aula Libre ORBIS-MLBA ©

René Poppe en su libro Interior Mina puede ayudarnos a describir otro arquetipo de sobrevivencia:

¿Por qué mi decisión de vivir? Es que inconscientemente tal vez no me importa que llegue la muerte. Esto yo lo supe en mí hace tiempo pero más había un sentido trágico y un tanto teatral en esto. Ahora me doy cuenta que se ha vuelto una verdad en mí, al menos en estos días, desde que ví el cadáver del obrero. No me importa morir y si me llegase el momento no sentiría pavor. Pueden cerrarse las galerías al ceder de las peñas y aplastarme. Me importaría nada.

Sin embargo, solitario en la oscuridad de la galería, pienso en una decisión de vivir. Estos mis pensamientos que aparentemente son encontrados, creo que son el producto de mi situación acá. Cada mita tengo la certeza que en interior mina no hay vida, como tampoco hay muerte. Creo que en interior mina se vive la muerte y se muertea la vida. Somos irremediablemente, otra forma de existencia. Ni vida ni muerte.

Está el arquetipo de la activista por la educación, a quien un atentado no mató y siguió, con más fuerza, su misión. Fue valiente y resiliente, como escribe al culminar su libro: “Yo soy Malala, mi mundo ha cambiado pero yo no”.

Portada del libro Yo soy Malala
Fuente de la imagen: Enlace
Arquetipos de la sobrevivencia / Aula Libre ORBIS-MLBA ©

Es cierto que la vida pende de un hilo y la sobrevivencia se va dando desde el alumbramiento. La incertidumbre, el shock, las emociones y la adaptación se entremezclan en nuestras vidas como  galerías de una mina. Por lo tanto, salir al sol, sentir el tacto de quien amamos puede ser un motivo más para sobrevivir de quien espera y de quien va al encuentro.

Gonzalo Fernández

Es psicólogo y mediador. Realizó el Máster en Mediación Familiar, Social y Laboral en la Universidad de Granada – España, miembro fundador del Foro Internacional de Mediadores Profesionales (FIMEP), docente investigador en la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz, consultor en proyectos sobre cultura de paz y gestión de conflictos